viernes, 4 de mayo de 2007

La mesita de noche

Después de pensármelo mucho, he decidido abrir los cajones de mi mesa de noche para ver que hay. Confieso que no hago esto a menudo, me da miedo.
Unas gafas de sol que compré en un mercadillo, y que jamás usé porque son demasiado llamativas. Dos preservativos. Dos radios a transistores que funcionan pero que abandoné caprichosamente. Un monedero vacío. Unas gafas de farmacia para leer, que nunca usé porque me da miedo perder lo poco que me queda de visión.
Una tarjeta de visita de un señor que se llama Javier Perez Dimejas (no se quien es).
3 cajas de remedios que no uso hace años.
Una caja de habanos. La abro: tarjetas de visita, monedas, un billete de un millón de pesos de cuando vivía en Argentina, una foto de la luna de miel.......Dios mío....que jóvenes éramos....sigo mirando la foto.....que juventud más arrogante. La sonrisa no es la misma que la actual, hoy son sonrisas más forzadas....la sonrisa de la foto salía directamente desde el alma. ¡ Que felices fuimos !...mirábamos a la cámara como desafiando al destino....
Sin darme cuenta, mi mejilla se moja con una lágrima...¿por qué llóro ?
¿es por envidia del pasado? ¿es por miedo a la muerte?...
Dejo la foto donde estaba....cierro la mesa de noche. Seco mis lagrimas.

3 comentarios:

Carla dijo...

Vuelvo a mencionar, lo que ya dije, tu profundidad, calidez, claridad, y no se que otro adjetivo agregar...
Simplemente me encanta leerte!!
Y haciendo mención a tu escrito "si llegaste hasta aqui es pura casualidad, tendrás que tener paciencia..", la tendré...
Viviste en Argentina, qué lindo...

María Susana dijo...

que dulce tu recuerdo amigo mío que dulce, me dice de que eres sin duda como alguna vez te dije mazapán disfrazado solamente. Cariños

Sergio Lesmes dijo...

Pandoras del pasado, a veces es mejor no abrir según que cajón o que caja.

Me he sentido preso de nostaligias parecidas.

Saludos