domingo, 25 de mayo de 2008

No sé porque

No sé si existe la mágica presencia.
No sé si es por las plumas de mi almohada...
no sé explicar porque existe una carencia,
no se como suma tanto tener nada.

No sé si es mi alma llena de vendajes
no sé por qué, me aferro a las ausencias
no sé por qué en la nada, hay hospedajes,
No se por qué, el vacío es una ciencia.

No sé por qué mis mares están secos...
no sé por qué las caras son borrosas
no sé entender los códigos del eco;
no sé por qué, me pasan estas cosas...

No sé si soy humano, o un muñeco
no sé por qué sin ropa, voy de estreno.
No sé si es que yo antes era hueco
o que hoy de tu nada, yo estoy lleno.

1 comentario:

María Susana dijo...

comprendo plenamente este poema pues son similares nuestras carencias y ese aferrarse a lo asuente. Un beso