jueves, 30 de septiembre de 2010

Pegando los trozos de La Verdad


Fue hace muchos años.

No había aún muertos
y nadie se creia inmortal,
no había medicos
ni enfermos
ni siquiera enfermedad.
No había amos
ni patronos.
pero alguien vio su cara
reflejada en agua.
A partir de ese dia
reinó La Vanidad.
A partir de ese día
cada criatura se quedó con un trozo
de la palabra Verdad,
y unos pocos,
aprendieron a reconstruir
la palabra rota,
por amor
a los demás.

2 comentarios:

María Susana dijo...

Versos que me suenan a agua limpia que corre libremente, Vanidad de muchos pocas veces reconocida, Verdad, palabra que muchos se encargaron de destruir pero aún existe la Verdad, en pocos pero han logrado reconstruirla en base a amor. ¡Cariños!

María García Romero dijo...

Dios!...Miguel, qué poema tan bueno, no lo conocía, te felicito!
Abrazos!
María.