martes, 5 de enero de 2010

Autorización (escrita) para imaginarte

Autorízame a imaginarte
oníricamente voraz.
Autoriza mi sueño,
que mi locura y yo velaremos el tuyo,
y tu noche será caricia,
tu cara y mis manos
temblarán de ternura,
tu boca eremita,
diseñada como un empíreo collage de pecados
respirará
ocultas bendiciones.
De mañana (aunque estés sola),
tu cama olerá a jazmín
y si encuentras una cana
entre almohadones,
será que pensaste en mi.

Autorízame a imaginarte.
Pues yo, (poco cabal)
tengo mi almohada
colonizada por tu lisura.
Pues yo, sin que te autorice,
te siento cómplice,
invasiva,
sonriente,
viral…


2 comentarios:

Carla dijo...

Me llego mucho,es hermosa !!!

María Susana dijo...

imaginar si es bueno aunque por momentos doloroso .muy buenos versos