jueves, 22 de abril de 2010

Segundo poema a mi gato (Legui)

Se le cayó todo el cielo
en esos ojos
y se vertió la luna
en sus pupilas
Se derramó la ternura
en su pelaje
y se llenó de misterio
esa mirada.

Todo ello, para usarlo,
a su antojo.

Creo que Dios creó a mi gato
así, apacible,
para que yo tenga un tigre
en mi regazo.

Me lo puso en mi camino
algún día
desafiando a mi intención
de hacer poesía…

1 comentario:

María Susana dijo...

Hola Legui! un gusto tus ojitos azules están muy fijos y se te ve serio.un saludo de Luna Clarence y Barbie(mis gatitos) esta poesía me encató , es que amo a mis gatitos como tu amas altuyo. Un beso grande!