domingo, 1 de agosto de 2010

El crepúsculo según mis vísceras


Me duele en la noche
cuando no hay estrellas.
Se me cayó el sol un día
y al atardecer
anochecí sin remedio.

En mi oscuridad, a veces
Sonrío pensando que
en pocas horas,
(quizás) amaneceré
y seré vida.

1 comentario:

MERCURIO dijo...

Vaya Miguel, tu breve e intenso poema dejo impreso el reflejo del universo en tus facciones y me hace recordar el sentir al abandonarse a su compás y también aquél otro, el de humanamente revolvernos contra lo que simplemente es (¿somos?). Me quedo con el gesto de tu quizá (con tu amanecer) y te regalo una cita de Pessoa: "Sé plural como el universo". Enhorabuena por el blog y gracias por compartir-te con nos-otros. Un fuerte abrazo.