lunes, 30 de agosto de 2010

La melodía de la derrota

No creo que el mal sea invencible.
No creo que la utopía
sea solo un par de versos;
solo sé que un mundo mejor
(sin arrecifes filosos)
no depende de mis aciertos.
Y lo único invencible
es la convicción
(ya firme)
de saberme derrotado
por manadas de raposos
vestidos de cisnes.

La injusticia se le pega
al perro solitario.
No mira,
pero está ahí. Al acecho.

Siempre.

Y es que la injusticia
(la que a mi me ofende)
no es nada más que la justicia del otro.
Del raposo
a quien favorece;
no existe el bien ni el mal.
Solo triunfadores
y derrotados.
Solo el oro
o las heces.

Hay marchas e himnos
para triunfadores
y hay...
en algunas melodías
escondidas entre las notas
consuelo
para derrotados
conscientes, eso si,
de su derrota.

4 comentarios:

Marina dijo...

Muy ciertas tua palabras, hay quien nace con estrella y quien nace "estrellao" pero no es más cierto que... quien es consciente de su derrota vive cada minuto como si fuera un triunfo??? y que quien se siente tan "por arriba" no siente nunca el cielo por manta y la hierba de colchon, entre otras pequeñas grande placeres impresionantes por su sencillez.
Eso creo, no basta con vestirse de cisne, no basta con ganar y ganar, no hay satisfación nunca para el que quiere más teniendo de todo.

De todas formas en un poema el tuyo que da para meditar y tiene muchos caminos para andar, ¡genial!.

Quizá algún día sea verdad eso de que "los últimos serán los primeros" aunque lo veo dificil.

Saludos

maria susana dijo...

nunca ha de sentirse la derrota aún derrotado, pues la esperanza todo lo puede, todo lo consigue. La desigualdad, la soberbia algún día acabarán y esos que nos llamamos perdedores podremos resurgir pues henos conocido toda la belleza de lo poco la inmensidad del cielo la pureza de los amaneceres. Ellos los que todo han tenido, nada en definitiva han aprendido. No es derrota es solo el camino que emprendimos y algún día cambiará. ¡Un beso!

Miguel Estrada Camblor dijo...

Marina, María Susana:

Es tan importante el triunfo en el mundo en que vivimos, que hasta no somos capaces de aceptar la palabra "derrota".
¿Porque no revalorizar a los derrotados?....en el mundo somos mayoría, y lo único que se hace es justificar los motivos de las derrotas.
Si solo se trata de decir: "Es verdad...me han derrotado..."

No pasa nada...

Fabiana Piceda dijo...

NUNCA RENDIRSE MIGUEL, podemos caer pero hay que levantarse otra vez.
Un grannn abrazo!!!